Botón Postula

NOTICIAS

Ver Publicaciones por año

Consejos para una buena alimentación tras las vacaciones

21 Febrero 2011

El verano se acerca a su fin y con ello las vacaciones por lo que  hay que retomar  la rutina del trabajo, colegio, casa, etc.

Isabel Gárnica, Directora de la carrera de Nutrición y Dietética de IPCHILE, enfatiza que primero se deben dejar atrás los excesos de comida y quizás alcohol, los cuales pueden haber dejado alguna evidencia en el cuerpo durante las vacaciones.

En ese sentido,  entrega algunos consejos para comenzar de manera óptima el regreso a la rutina.

Ordenarse: Lo mejor es empezar por reacomodar los horarios y, sobre todo, no saltar comidas. De este modo recomienda cumplir con las cuatro comidas diarias y dos colaciones para evitar  el llamado “picoteo”.

Cambio de hábitos: El regreso de las vacaciones, con temperaturas aún cálidas, es una buena oportunidad para incorporar o retornar a los hábitos alimentarios saludables y bajar de peso en forma paulatina.

La hidratación es fundamental: Dos litros de agua por día ayudan a mantener una dieta equilibrada e ir, de a poco, recuperando el estado físico.

Mover el cuerpo: Todo este cambio de hábito alimenticio debe ir acompañado de actividad física. No es necesario ni recomendable que se pase de estar muy quieto a realizar una actividad intensa. Lo ideal es realizar algún tipo de actividad física tres veces por semana. Las caminatas y paseos en bicicleta contribuyen a adquirir un estilo de vida saludable.

Siempre tomar desayuno: Las personas que desayunan tienen la mitad de riesgo de obesidad que las que salen de casa en ayunas o solamente con un café. El desayuno ideal, según los expertos, debe incluir  lácteo, cereal y fruta, como así también café, té o infusiones, que son opcionales.

En las comidas: Hay que evitar el exceso de aceite y grasas, y eliminar los rebozados. La fritura duplica las calorías. Las alternativas más recomendables son la cocina al vapor,  asados, salteados o hervidos. En caso de utilizar aceite, se recomienda que sea de oliva, que además reduce el riesgo de sufrir infarto de miocardio.

Consuma verduras, así como también las frutas: Son la mejor fuente de antioxidantes, y cuanto más colorido tengan, más antioxidantes aportan: cebolla roja, apio, alcachofa y verduras de hoja verde, durazno, melón etc.

Incluya un plato de verduras en el almuerzo antes del plato de fondo, esto lo ayudará a sentirse más saciado y quizás no sea capaz de consumir la totalidad del plato de fondo.

Las frutas consúmalas como postre y/o como colación a media mañana o a media tarde.