Botón Postula

NOTICIAS

Ver Publicaciones por año

Claves para enfrentar el primer día de clases

2 Marzo 2011


Con el final de las vacaciones se acercan varios cambios de rutina en la vida cotidiana de nuestras familias. En algunas es más radical aún el cambio pues, sea por las razones que sea muchos de nuestros hijos van por  primera vez al jardín infantil.

A continuación algunas recomendaciones de la Directora del área de Educación de IPCHILE, Paulina Godoy, para los padres y familias que deban pasar por este proceso ahora en marzo de 2011.

1-Aunque suene obvio, los padres deben ser los primeros convencidos en que el lugar en el que están dejando a sus hijos es un lugar confiable

Esta es quizás, una de las condiciones básicas  para que el proceso de adaptación se realice de manera satisfactoria. Si el adulto a cargo del niño o niña  está tranquilo, podrá colaborar  de manera pertinente con el equipo educativo del establecimiento para que el proceso adaptativo ocurra lo mejor posible.

2-Es fundamental que los padres estén coordinados con el colegio y sus educadores

La adaptación involucra a educadores, niños, familia y establecimiento. Es necesario que todos se apoyen y generen las mejores condiciones para que los párvulos puedan disfrutar de esta nueva experiencia”. “esto incluye por ejemplo que los padres tengan la libertad de llamar, preguntar, y visitar el jardín infantil en cualquier momento. También cuando las inquietudes e interrogantes son respondidas de manera profesional  por parte del personal. Pero sin duda, lo más importante es cuando los padres perciben un interés real por el bienestar de sus hijos por parte de quienes están a cargo de ellos.

3-Ayudar a los niños a adquirir seguridad

Es importante contribuir a que los niños vivan el menor grado de angustia, ansiedad y rechazo. Para ello lo recomendable es que el proceso de adaptación sea paulatino. Se sugiere hablarles positivamente  del lugar, de sus nuevos amigos y del personal. Se les debe mostrar el jardín infantil como un lugar entretenido lleno de posibilidades para jugar y pasarlo bien. Para ello es esencial visitar el centro educativo con anterioridad y permanecer junto al niño mientras éste explora el lugar no para sobreprotegerlo, sino más bien para darle seguridad con la  presencia de uno.

4-El difícil día lunes

Debe recordarse que cada día lunes es más difícil que los demás días de la semana, debido a que el niño ha estado con su familia durante sábado y domingo y por tanto debe volver a restablecer la confianza en el nuevo lugar y con las personas que allí están. La labor del personal docente es hacer sentir al niño y la niña acogidos y considerados, demostrando respeto, afecto y sensibilidad frente a sus necesidades y demandas. El principio de bienestar de la educación parvularia es mucho más que la satisfacción de las necesidades básicas, es promover esta condición de manera integral.

Al principio es conveniente que quien lleve y retire al niño o niña del centro educativo sea la misma  persona, esto con el propósito, como se señaló anteriormente, de otorgarle seguridad y reducir los cambios. No se debe llegar a buscar al niño o niña más tarde de lo acordado, mucho menos dejarlo esperando y viendo  como los demás son retirados. Eso no haría más que generar ansiedad y podría ocasionar en él o ella una sensación de abandono.

5-Importante despedirse del niño o niña

Quien vaya a dejar al párvulo al jardín infantil debe siempre despedirse, de lo contrario podría agudizarse la sensación de inseguridad. El niño y la niña deben comprender que luego de un período de tiempo volverán buscarlos y se irán a su casa.

Los padres deben considerar al personal del establecimiento como sus colaboradores en el proceso educativo de sus hijos. No deben pensar que les van a quitar el cariño de ellos, por el contrario si los niños y niñas muestran afecto por sus educadores/as significa que han logrado establecer lazos afectivos con otras personas fuera de su grupo más cercano, lo cual es una condición esencial  para el desarrollo personal y social.

6-Un juguete como aliado

A veces el llevar un objeto significativo para ellos como su juguete preferido ayuda a establecer un  nexo  entre la casa y el jardín infantil, lo que obviamente facilitará su estancia allí.

7-Respeto por los horarios

El hecho de adaptarse a nuevos horarios, sobre todo cuando deben ingresar temprano al centro educativo requiere de cierta rigurosidad en los horarios de cena y descanso nocturno. De lo contrario los niños y niñas pueden presentar dificultad al levantarse y eso podría interferir en el interés por asistir al jardín infantil.

Hay que tratar, dentro de lo posible, de que no se produzcan inasistencias, ya que esto afecta negativamente los logros que se vayan adquiriendo en el proceso de adaptación. Es preferible llegar tarde a no asistir. Aunque tampoco en exceso, ya que el niño o la niña pueden perderse experiencias educativas  interesantes que se promuevan en su nivel.

8-Los más importantes

Nunca se les debe preguntar a los niños como se portaron sino cómo lo pasaron. Ese es el puente para establecer una buena comunicación con ellos, de lo contrario pueden sentirse inhibidos, interpretándolo como un acto de control, cuando el sentido claramente puede  ser  y debiera ser otro.